Lo_quiero

Del “me gusta” al “lo quiero”.

Me gustaría comenzar el post contándoos el debate que surgió ayer en la oficina de Comunica Sin Papeles, y es que son muchos los que piensan que Facebook es una plataforma pensada para vender. Y si bien es cierto que todo medio de comunicación en el que nos anunciamos como marca o producto tiene ese claro objetivo, en esta red social, al igual que sucede en twitter precisa de un matiz importante.

Y es que si bien es cierto que no debemos olvidar nunca que nuestro objetivo es la venta, hay muchas formas de conseguirlo, entre ellas está la de crear una comunidad en redes sociales, por lo que estas se convierten más en un canal de atención al cliente, donde nuestro target puede comunicarse con la marca de tú a tú, que un mero escaparate de tus productos.

Un problema con el que cada vez es más común que nos encontremos, es que son muchas las páginas de Facebook que inundan los timelines de su target con promociones e información corporativa repetitiva e intrusiva, algo que el consumidor va a terminar por rechazar rotundamente, si seguimos así.

Y en esta tesitura aparece el botón “lo quiero” de Facebook. Antes de comenzar a valorar este proyecto piloto de Facebook, voy a explicar un poco de que se trata. Facebook estaría trabajando en esta propuesta con el fin de que los usuarios pinchen en él si están interesados en la compra de ese producto anunciado –algo que provocará que las fan page publiquen más información de productos, perdiendo la visión inicial de crear comunidad en Facebook en torno a una marca-, pero lo más curioso es que el botón “lo quiero” sería totalmente ficticio, porque expresaría el deseo de adquirir un determinado producto, pero no lo concretaría, por tanto ¿qué funcionalidad tiene esta propuesta?

Podríamos pensar que sirve para que las marcas conozcan un poco más a su público objetivo, ya que obtendrían información relevante de todo aquel que muestre su intención de adquirir el producto a través de este botón, pero a ¿qué precio? ¿Incurriendo en el error de dejar de escuchar a nuestro target? ¿No se conseguiría más manteniendo una conversación fluida?

Estas son solo algunas de las preguntas que nos planteamos en la oficina, y que si bien tienen muchas interpretaciones posibles, son todo conjeturas, hasta que Facebook no oficialice esta propuesta, la ponga a disposición de las marcas, y tengamos la oportunidad de probarlo y monitorizarlo, no podremos afirmar nada con rotundidad.

Pero como Community Manager en Valencia, si me gustaría conocer cuál es vuestra opinión, desde el punto de vista del consumidor, y si tengo la suerte de que algún otro profesional del sector aporte su opinión, sería de agradecer.

Un saludo.

3 Comments
  • Fernando
    Posted at 17:33h, 03 diciembre

    Hola!

    Creo que Odi tiene razón, pero también hay que pensar la evolución que está teniendo todo. Ahora el esfuerzo de muchas marcas es fidelizar mediante los medios sociales, pero seguro que aprovecharán para poder vendernos sus productos…

  • Chema
    Posted at 00:22h, 02 octubre

    En efecto Odi, estamos contigo. Las Redes Sociales son la evolución perfecta donde escuchar y conversar con tu comunidad. Lo que sucede es que desgraciadamente esto no lo tienen muy claro muchas empresas que solo buscan un retorno puro en ventas de cualquier acción que realicen en RRSS, olvidándose de cualquier otra acción ya no solo de MKdigital si no también off, parece que ahora lo único es estar en FB y con eso ya se creen que lo tienen hecho. Esperemos que con tiempo las aguas vuelvan a su cauce y se den cuenta de la necesidad de integrar de manera completa las estrategias on-off y de la complementariedad de ambas.
    Un cordial saludo y muchas gracias por asomarte por aquí.

  • Odi Montero
    Posted at 12:46h, 01 octubre

    Las redes sociales (como yo las concibo) son un canal para conversar con el público. Hablar y, sobre todo, escuchar. Puede que sea un canal que pueda llevar a la venta, pero no debería ser el principal esfuerzo de una marca en estos lares. Cada cosa tiene su sitio.